Historia

 

 

Fue hacia el año 2000 cuando el sector de aceite de oliva de la zona, consciente de las ventajas que podría implicar reconocer la calidad de su producto ante la competitividad de la comercialización comenzó a dar los primeros pasos para proteger el aceite de oliva virgen extra, la cual logró el reconocimiento del Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca de Cataluña a principios del año 2002 y el reconocimiento de la Comunidad Europea como Denominación de Origen Protegida aceite de Terra Alta en principios del 2005.